jueves, 13 de febrero de 2014

May I have one 'deer' please?

Oxford está lleno de ciervos. Los ves por las calles, por el campo, hasta dentro de los edificios. Los vehículos tienen que tener cuidado de no atropellarlos, y muchas veces hay que espantarlos de los cubos de basura para que no lo ensucien todo, siempre amablemente, claro, no se vayan a enfadar. Aunque a veces no lo demuestren, los ciervos entienden muy bien nuestro lenguaje, y algunos hasta saben hablarlo... un momento... no... ¡todo eso fue un sueño! Pero fue un sueño inspirado en un hecho real: Había dos fucking ciervos en el campo de fútbol por el que paso al lado todos los días al ir a trabajar. Allí sentados, tan tranquilos en el mitad del césped, disfrutando de una fresca mañana de Febrero y de una lluvia suave... ¡Qué majos son los ciervos!

Lo siento por la calidad de la foto, desde muy lejos y con un móvil de gama baja.
¡Pero allí estaban! ¡Lo juro!
Todas las mañanas mi compañero de casa (y trabajo) y yo, de camino a la oficina atajamos por un camino al lado de un lago enorme del que casi no se ve el final. No lo encontraréis en Google maps, está ahí temporalmente, ya que es fruto del desborde del río Cherwell (un pequeño afluente del Támesis) sobre lo que antes era un parque, un jardín botánico y varios campos de rugby ahora inundados, que imagino, pertenecen a alguna universidad. Los campos de fútbol de Merton Field, que no han sucumbido a las aguas es donde encontramos a nuestros rumiantes amigos (que mirando bien el mapa, no sé de dónde pudieron venir). Os dejo unas cuantas fotos de la zona:






1 comentario: