domingo, 8 de septiembre de 2013

Cómo son las cosas


El otro día vi IronMan 3, y - un poco de spoiler-alert - en un momento dado el héroe se enfrenta a una difícil decisión: Salvar a la mujer que ama, o salvar al presidente.

Estuve pensando qué haría yo en esa misma situación. Si sólo pudiera salvar a uno de los dos:
Mariano Rajoy o alguien a quien amo.

Vale, tiene razón, la comparación no es justa. Probemos con otra: 
Mariano Rajoy o la vecina cachonda.

Mmm... Sigue sin tener demasiado que hacer Rajoy. Un poco más equilibrado:
Mariano Rajoy o el vagabundo de la esquina.

¡Ahí sí! Ahí sí que dudaría unos pocos segundos. Pero lo siento por Rajoy, antes salvaría al vagabundo.

A lo que me pregunto, ¿qué clase de elección ha podido ganar este tipo si pierde contra el vagabundo de la esquina?