sábado, 16 de febrero de 2013

Pre-Owned

Últimamente, en los blogs y revistas sobre videojuegos, se habla bastante sobre todo el asunto de los juegos de segunda mano, casi más que de la piratería. Las grandes empresas se dejan la piel en métodos absurdos para intentar evitar que el juego se revenda después de usado, como pases online que sólo permiten jugar al juego a través de Internet si eres el primero que lo usa, personajes que sólo se pueden desbloquear una vez, etc.

Sin embargo, la estrategia definitiva para acabar con la segunda mano es bien sencilla: el formato digital descargable. En Steam, por ejemplo, no hay ese problema: directamente no se puede revender ni prestar nigún juego, quedan vinculados a una cuenta de por vida. Y corren algunos rumores de que la venidera generación de consolas seguirá ese modelo: Los juegos estarían vinculados a tu cuenta de usuario, y nunca podría usarlos otra persona.

Me pregunto cuánta gente habrá utilizado esta misma imagen encontrada
en Google para hablar en su blog sobre los juegos de segunda mano.
 Si Ramoncín levantara la cabeza...
Como usuario de Steam, la verdad es que no me preocupa demasiado no poder prestar mis juegos o el que, hipotéticamente, pudiera haberlos conseguido más baratos. Esto es debido, quizá, a que muchos de ellos ya salieron bastante baratos de entrada, gracias a las frecuentes rebajas o los packs de juegos indie que te puedes encontrar por ahí.

El que no se pueda transferir un juego a otra persona, no debería representar un gran problema para la mayoría de usuarios, si se sigue el modelo de Steam, que es muy cómodo de usar y barato. Pero hay un par de cosas que me fastidian bastante de este sistema.

En primer lugar es que la caja y el disco empiezan a no tener sentido. Desde que existe Steam, muchos juegos se instalan usando el sistema, así que aunque lo compres en caja, tienes que tener una cuenta en Steam, y el juego queda vinculado a ella. Viene pasando más o menos desde el Half-Life 2, que es cuando la mayoría de gente tuvieron que pasar por el aro de Steam. ¿Para qué me sirve la caja del Half-Life con su DVD? No puedo dejárselo a nadie, y si quiero instalarlo ni siquiera lo necesito, porque puedo descargarlo desde mi cuenta. Esto pasa con la gran mayoría de juegos actuales. Si algún día Steam cierra, o pierdo mi cuenta, de nada me servirá tener el DVD del Portal 2, por muy bonito que haga en mi estantería. Una colección enorme de juegos no tiene ningún valor real.

De nada te va a servir guardar un montón de cajas de juegos
si son descargables.

La segunda es un derivado de la primera, pero quizá sea aún más importante: Hay muchos juegos que se perderán. La mayor parte de los juegos indie. El fin de semana pasado, cogí mi PlayStation (la antigua), la enchufé, y estuve jugando al Crash Bandicoot. Me pude hacer con una copia del Pier Solar, porque mi MegaDrive aún funciona, y no necesita ningún servidor ni conexión a Internet, pongo el cartucho y listo. Si quisiera jugar a algún juego de NES que recuerde con nostalgia, en el peor de los casos sólo tendría que buscar un poco por e-bay, y comprarla. Aún, y siempre que haya electricidad y una tele, seguirá funcionando. Incluso a malas, puedo jugar a juegos antiguos de PC, usando un emulador de DOS.

Los juegos para las consolas que ha habido hasta ahora no desaparecerán. Sí que lo harán los juegos descargables. Nada  garantiza que los servidores de Steam/Origin/XBox/PSN duren para siempre. Ni siquiera garantizan que un juego comprado esté disponible para descargar indefinidamente, no sería la primera vez que un juego desaparece de la tienda (por la razón que sea) y los que lo han comprado ya no pueden instalarlo. Los desarrolladores tienen que invertir recursos y esfuerzo en mantener los juegos en las tiendas, los grandes pueden hacerlo, pero no los indies. Un juego indie que esté disponible ahora en Steam puede que dentro de unos años ya ni exista. Si la empresa que lo creó cerró o no pudo mantenerlo, puede que ni siquiera se conserve una copia del código del juego.

Ya no se hacen consolas como las de antes...
Una verdadera lástima. Lo único que pueden hacer los desarrolladores para que sus obras no se pierdan en el olvido es confiar en Internet para guardar una copia, en Emule, o en forma de Torrent, diseminada por el mundo. Y esto sólo vale para juegos de PC, por supuesto, los de consola están perdidos ya que inevitablemente tendrás que pasar por los sistemas y servidores propietarios que tal vez ya no existan.

3 comentarios:

  1. Puedes comprar en GoodOldGames, tiene la ventaja de qué es barato por tener el juego en digital, pero sin drm para que lo almacenes donde quieras o lo compartas con quien quieras.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Viene a ser lo mismo que el Emule o Torrent, sólo vale para juegos de PC. Piensa por ejemplo en juegos como el Journey para PS3, si no sacan una versión en formato físico independiente de PSN, acabará desapareciendo con el tiempo.

    ResponderEliminar