sábado, 4 de agosto de 2012

Se acerca el invierno I - Metro

Se cumplen ya 2 añitos de este interesantísimo blog y en lugar de hacer un repaso de lo que ha sido este último ciclo solar, he pensado comentar lo que viene próximamente en tecnología (que España se va al carajo lo sabemos todos, así que tampoco hablaré de la crisis). Básicamente voy a hablar de Microsoft,  Windows 8, OnLive y OUYA (en un par de episodios, porque se me está haciendo largo).

Smartphones y tablets

Hace unos años, Apple lanzó su iPhone y dió un vuelco a la sociedad tan importante como la invención de la electricidad (siendo sarcástico). Google le siguió con Android, haciéndose con la mayor parte del mercado gracias a su sistema más abierto que permitía teléfonos en distintas gamas de precio. Microsoft entró tarde en el mercado de los Smartphones (con Windows Phone 7, Octubre de 2010), apostando por la innovación en el diseño del interfaz con el llamado estilo Metro (ahora llamado Windows 8 UI Style).

Las proyecciones predicen que el eyePhone de MomCorp se hará con todo
el mercado móvil para el año 3010


Sin embargo, desde hace muchos años, siempre he pensado que en el futuro todo el mundo llevaría a todas partes un PC portátil del tamaño (más o menos) de un cuaderno A5, que es el tamaño ideal para que no sea demasiado coñazo cargar con él y suficientemente grande para poder trabajar decentemente con él. No hay que ser ni muy listo ni muy tonto para pensar eso. De hecho ha habido muchos intentos de hacerlo: el Tablet PC de Microsoft, los notebooks que se popularizaron hace unos años y que casi lo consiguen, y el más reciente iPad. 

Bill Gates presentó en 2001 su Tablet PC super cool.
Sólo he llegado a ver uno parecido, y lo tenía un
empleado de Microsoft.
Pero aún no está logrado: casi todo el mundo lleva ya un Smartphone, lo veo cuando viajo en el metro, pero siguen siendo pocos los que llevan un tablet o notebook. El tablet PC era todavía un cacharro caro y aparatoso con pocas ventajas frente a un portátil tradicional, los notebooks eran ligeros y portables, pero  eran muy lentos y limitados, bastante inútiles para trabajar, y el iPad con su superpantalla y su tienda de aplicaciones con cuatro gritones de aplicaciones inútiles, sirve para poco más que para jugar al Angry Birds y leer el correo, lo que, teniendo en cuenta su precio, lo convierte en un juguete muy caro. Microsoft lanzará en Octubre su nuevo Tablet-PC llamado Surface, con su interfaz Metro, pretendiendo re-revolucionar el mercado, y podría ser que diera por fin en el clavo, o que sea otro trasto que se queda en la memoria colectiva de Internet.

El interfaz Metro

El interfaz Metro es un estilo de interfaz "novedoso" que Microsoft está introduciendo en sus nuevos dispositivos. Básicamente, lo que hace es cambiar los típicos iconos de acceso a programas y aplicaciones por widgets dinámicos y animados que muestran información relativa a la aplicación a la que pertenecen. Y eso se junta con un estilo visual muy limpio y simplificado, casi minimalista, basado en cuadrados y rectángulos apilados.

Interfaz Metro, con sus cuadraditos de colores. Podemos ver cuantos
correos hemos recibido, o los últimos Whatsapps de nuestra madre
sin tener que  darle a nada.

La ventaja fundamental de este sistema, además de embellecer la pantalla con bonitos efectos, es que muchas veces no es necesario lanzar una aplicación para obtener la información que queremos, y sólo hace falta un rápido vistazo al escritorio. Por ejemplo, no hace falta entrar en el correo para ver si tenemos mensajes nuevos, y veremos si tenemos alguna tarea hoy en el calendario, o el tiempo del día sin ningún esfuerzo. Esto es sin duda un avance fundamental en los interfaces de cualquier dispositivo, hoy día, con la cantidad de información que hay que procesar, y no creo que tarde en replicarse en otros sistemas operativos de forma similar (y siempre se puede mejorar). La pega fundamental es que los iconos animados, en constante movimiento, pueden resultar una fácil distracción si se sobrecarga mucho el escritorio.

En mi opinión personal, llevo más de año y medio con un Windows Phone 7 y he de decir que me encanta el interfaz Metro y me parece un avance tremendo en los dispositivos táctiles. De hecho, salvando ciertas distancias es un concepto muy parecido a lo que hizo Google con su iGoogle, y que yo encuentro absolutamente útil y uso a diario, a pesar de que lo vayan a cerrar dentro de poco.

Con todo ello, la estrategia de Microsoft, parece ir en la dirección de introducir este interfaz en todo dispositivo: PC, smartphones, tablets, y consolas, lo que en principio, si el sistema es tan bueno, no debería ser malo. Recordaré que ya intentó unificar el desarrollo de juegos con el lenguaje C# y XNA, que era directamente compatible entre PC con Windows y XBox, y que era la única vía de desarrollo de juegos en Windows Phone 7.

Interfaz Metro en la XBox 360, que poco a poco han ido
introduciendo con actualizaciones.

Windows 8

Windows 8 es la aplicación de este diseño de interfaz a los PCs de escritorio. El interfaz Metro está muy bien para un dispositivo táctil como un smartphone, pero, ¿puede funcionar igual en un PC? Teniendo en cuenta que el anterior Windows 7 es un S.O. muy bueno, del que los usuarios apenas tienen ninguna queja, se levantan muchas dudas al respecto. En realidad, Microsoft, ha compuesto una especie de híbrido entre  Windows 7 y el interfaz Metro, que permite cambiar entre uno y otro, lo que podría resultar bastante confuso, habrá que ver (no lo he probado). El nuevo sistema operativo vendrá en dos versiones distintas, la denominada Windows 8 RT, que sólamente incluye el interfaz Metro, y Windows 8 Pro, que además tendrá el escritorio clásico.



Surface

Para Octubre, Microsoft lanzará su incursión en el tablet con las tabletas Surface que llevarán Windows 8 como sistema operativo. Se lanzarán dos modelos, uno de ellos más asequible con la versión RT y capacidades más limitadas, y otro con mejores características y la versión Pro. La Surface RT, no deja de ser un iPad, con estilo Metro (lo que en mi opinión está bastante bien). 

Sin embargo, la Surface Pro es mucho más interesante, ya que tiene además un escritorio de Windows clásico, lo que la convierte en un PC portátil. Si el sistema operativo funciona bien, tiene buenas capacidades, suficiente autonomía para cargarlo sólo una vez al día, y es pequeño y manejable, es un firme candidato a ser el chisme que siempre soñé. Podría jugar a juegos que sólo funcionan en PC (no los más punteros, pero sí algunos juegos indie), pintar en Photoshop, programar juegos para móviles, y utilizarlo en mi cama antes de dormir para ver una peli o una serie, o escribir en el blog, antes de ponerlo a cargar en la mesilla.

La tableta de Microsoft. A medio paso entre un iPad, un notebook,
un PC y un cuadro de Mondrian (quizá le falte blanco).

Sin embargo no todo lo que rodea a Windos 8 es fantástico y guay. Su principal problema es que parece un paso intermedio para en un futuro prescindir del escritorio clásico (ya lo hace en la versión RT), y eso no le ha gustado a todo el mundo. El interfaz Metro, cuenta (al igual que Android y iOS) con una tienda de aplicaciones propia de Microsoft, por la que habría que pasar inexorablemente. Básicamente se limitaría las capacidades y libertad del PC para convertirlo en un patético iPad super-potente. Esto es un problema muy gordo para distribuidores como Steam, la plataforma de juegos descargables más extendida, que podría no tener cabida si no hace algún trato con Microsoft o similar. Por ello se han oído declaraciones como ésta y ésta contrarias a Windows 8, y algunos auguran un resurgimiento escandaloso del Linux.

Windows Phone 8

Junto con Surface, llegará el nuevo Windows Phone 8, con un mejorado interfaz Metro, más cercano a Windows 8, y con muchos cambios por dentro. Tantos cambios, que los dispositivos actuales de Windows Phone 7 no serán actualizables a la nueva versión, por lo que no recomiendo comprar uno ahora. Aguantad unos meses y haceros con uno de los nuevos o con uno viejo que habrán bajado mucho de precio.

Cuadraditos a tutiplen. O te encanta o lo odias.

Además, las incompatibilidades no acaban ahí, ya que se ha dado la espalda definitivamente al desarrollo de juegos con XNA, volviendo al DirectX, y al C++. Esto afecta a los desarrolladores de Windows Phone 7, entre los que me encuentro. Pero tiene su lado positivo: El volver a C++ permite una portabilidad más fácil entre plataformas, lo que le abre la puerta a motores como Unity o Unreal, que podrán permitir desarrollar juegos para Windows Phone 8.

Herramientas de desarrollo bajo Windows 8. Atentos al detalle de que
este gráfico está realizado con estilo Metro también ;)

Y todo esto, por supuesto, trae la muy interesante ventaja de que la portabilidad de aplicaciones entre cualquier dispositivo Windows será muy suave y transparente, ya que están basados todos en lo mismo. Un juego hecho para Windows Phone 8, podrá ser portado a Windows 8 (y a la supuesta futura XBox 8) y vendido en la tienda de Microsoft sin apenas esfuerzo para el desarrollador.

Conclusiones

Se avecinan tiempos interesantes. Hay que ver cómo evoluciona todo esto, pero no tiene mala pinta. En mi opinión, siempre y cuando no se sobrepasen ciertos límites y siga pudiéndose utilizar un PC como se utiliza hoy en día, sólo veo mejoras (¿un E-Mule Metro-Style?). Si por el contrario, se cierra en banda obligando a que todo programa pase por la certificación de Microsoft, como parecen prever algunas personas, puede ser una catástrofe (relativa, porque siempre estará ahí el Linux). En cualquier caso esto no parece que vaya a pasar al menos hasta el Windows 9.

De momento, parece lógico pensar que comenzar a desarrollar para el nuevo Windows puede salir rentable, siendo tan fácil la portabilidad, y con acceso a millones de potenciales usuarios de Windows con la tienda de Microsoft.

Además habrá que ver qué hace la competencia, que seguro que tanto Google como Apple traen también novedades.

Veo muchas Nubes también en el horizonte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario