jueves, 11 de agosto de 2011

Legionarios de Lucifer, por mi hermano

Hoy traigo un escrito de mi hermano, ya que últimamente me da mucha pereza escribir y no encuentro inspiración. Además, parece mentira, inauguro la sección de Religión.

LEGIONARIOS DE LUCIFER

El error mas común en todas las religiones es tomar a Dios como un ejemplo a seguir cuando en realidad es nuestro enemigo. Cualquiera que haya leído el Antiguo Testamento se dará cuenta de que Dios es un personaje parcial, injusto y con un trastorno bipolar digno de ser tratado con un pica hielos y un mazo sobre el lóbulo frontal.

Empezando por el principio de la historia de la humanidad, Dios creo a Adán y Eva, y les colocó en el paraíso. Tras pensar mucho en los motivos por los que un ser superior querría hacer eso, la única solución que encuentro es que Dios se aburría y quería tener unas mascotas. Hasta ahí, todo esta muy bien, pero tras la ilusión inicial que las criaturas inferiores generan, el aburrimiento vuelve y es cuando empezó el puteo y el entrenamiento. Efectivamente Dios se ha pasado los últimos millones de años enseñándonos a hacer trucos. Amansándonos con castigos desproporcionados hacia las personas que se rebelan contra el sistema. ¿No os parece totalmente injusto echarnos del paraíso y condenar a la mujer a sangrar toda su vida y a parir con dolor por una puta manzana? Y por cierto, si no quieres que comamos manzanas no pongas un manzano en el paraíso.

Siguiendo con Caín y Abel los dos pobres chicos, acojonados por lo que Dios le había hecho a sus padres se esforzaron al máximo en ofrecerle regalos para aplacar su furia pero Dios, que es mas de comer carne que de verduras, rechazo cruelmente la nutritiva ofrenda de Caín demostrando su parcialidad. En fin, Caín, hasta las pelotas, se rebeló contra Dios destruyendo su juguete favorito (Abel). Con ese gesto Caín no solo se rebela contra el orden establecido sino que prueba que Dios, al contrario de lo que se cree, no es todopoderoso. Si lo fuera, ¿no habría evitado que Caín exterminara a su mascota favorita? ¿No seria también lógico acabar con Caín, de modo que no crease la primera civilización en la tierra llena de insurrectos?

Otro ejemplo del comportamiento bipolar de Dios y de maltrato psicológico es Abraham. Dios le convence para que se cargue a su propio hijo para después cambiar de idea en el último segundo. Supongo que le pareció muy divertido, pero si yo convenzo a mi propio hijo de que mate a su hermano y luego le paro en el último segundo, como mínimo los servicios sociales van a practicar el medievo con mi ano, si no acabo en la cárcel.

Como toda buena historia la biblia tiene héroes y villanos. Lucifer, uno de los esclavizados ángeles, se dio cuenta de que Dios no era todopoderoso, de hecho se dio cuenta de que él era tan poderoso como Dios y, harto de toda esta masacre indiscriminada de humanos, se encaró con él en una guerra que todavía hoy continúa. El motivo de la guerra fue la soberbia, pero no la de Lucifer como comúnmente se cree, fue la soberbia de Dios jugando a los dados con nuestro destino la que desencadenó nuestra salvación. Efectivamente, Lucifer abrió una vía de escape, una resistencia frente a la soberanía divina, nos dio la oportunidad de ser libres, de luchar contra unas leyes que nos vienen impuestas y que carecen totalmente de sentido.

Las buenas noticias que traigo hoy, son que Dios esta perdiendo la guerra por nuestras almas y que pronto desde el infierno conquistaremos el cielo y liberaremos a nuestros congéneres temerosos de Dios de su esclavitud, haciendo de la tierra y el cielo un lugar justo.

La razón por la que creo que Dios esta perdiendo la guerra es porque subestimó nuestra sumisión al crear los mandamientos. Yo que me considero una persona relativamente decente he incumplido repetidas veces 9 de los 10 mandamientos y por supuesto he cometido todos los pecados capitales en infinidad de ocasiones. Así que según el baremo de “nuestro señor” me temo que arderé en el infierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario