jueves, 9 de junio de 2011

Reflexiones sobre diseño I - Deja de perder el tiempo

Alguien me dijo una vez: "Lo que tienes que hacer es dejar de perder el tiempo y sacarte de una puta vez la carrera" cuando le comenté que estaba aprendiendo a programar con DirectX. Gracias a dios no le hice ningún caso. Cuanto más lo pienso, más veo lo errado de ese consejo. En mi caso concreto, puedo dar muchos ejemplos de pérdidas de tiempo de las que he sacado algo.

Artes marciales 

Me he pasado gran parte de mi vida de arte marcial en arte marcial. Soy cinturón amarillo en Judo, en Kenpo y en Kung-Fu, y estuve cerca de serlo en Taekwondo. Para el que no lo sepa, el amarillo es el siguiente nivel al cinturón blanco, que es el que te dan cuando empiezas (en definitiva, nada loable), y, además, nunca en mi vida me he peleado. Es más, ahora estoy en bajisima forma y no aguanto corriendo ni 10 minutos. Ha sido una de las pérdidas de tiempo más grandes de mi vida, si lo vemos así.

Mirándolo desde otro prisma, me ha enseñado filosofía, técnicas de concentración, a sistematizar tareas y a pensar que todo puede hacerse si lo practicas suficiente (era capaz de abrirme de piernas y levantarme desde el suelo haciendo la ballesta). Además, conozco de sobra los movimientos básicos de las artes marciales, lo que es útil para diseñar cualquier juego en el que haya peleas. Incluso, en una película, puedo distinguir cuando un actor o actriz sabe dar un puñetazo sólo con ver cómo se mueve, por lo que podría ser de ayuda con las animaciones de personajes.

Filosofía básica de las artes marciales: "siempre repetir". Y eso hay que hacer con los juegos: Si no te sale bien a la primera, sigue intentándolo hasta que salga bien.


Los Simpsons

He perdido muchísimo tiempo con Los Simpsons (como casi toda la humanidad). No solo he visto las 12 primeras temporadas enteras, sino que las he visto una, dos, y hasta quince veces, y aún así me siguen haciendo gracia (como casi toda la humanidad). Horas y horas tiradas a la basura.

De hecho no pasa un día sin que pueda hacer una analogía o tomar una referencia de algún momento de esta serie (no hay nada más que ver el video de arriba, podría poner cientos más). El humor es importante en los videojuegos, y Los Simpsons han sido durante mucho tiempo los reyes del humor, ¿de quién aprender mejor que de los maestros?

Guitarra

Durante un tiempo, cuando estudiaba en la universidad, intenté aprender a tocar la guitarra junto con mi hermano. Hoy en día, puedo tocar mal alguna canción muy sencilla, pero, si el nivel de la habilidad para tocar la guitarra se midiera igual que el de las artes marciales, aún no me habrían dado el cinturón blanco. Nunca he estado en una banda, nunca tocaré en un concierto, y nunca ligaré utilizando una guitarra (sobretodo si canto). Y eso que le dediqué muchas horas (aún toco de vez en cuando). 

Sin embargo, tocar la guitarra me ha ayudado a valorar y entender un poco más la música y sobretodo a los guitarristas. En la práctica, sin demasiado esfuerzo, he sabido componer un par de canciones para uno de mis juegos. Cualquier músico (o cualquiera, en general) las encontrará horribles, vale, pero sin ese poquito apoyo que me dio ese tiempo perdido estoy seguro de que no habría sido capaz ni de lejos. Y se escuchan cosas peores en los bares nocturnos.

También sé, gracias a ello, que Santiago Segura no había cogido una guitarra en su vida antes de rodar Isi Disi

Maquetas y modelismo

Cuando tenía unos 17 años, mi madre me dijo, refiriéndose a una maqueta en la que trabajaba, que si la acababa la pondría en una vitrina. Ella pensaba que jamás lo haría, como ocurrió con todas las anteriores. Fue la última maqueta que intenté hacer. Y la única que he acabado, aún está en la vitrina del salón. También he sido un fanático del modelismo de miniaturas de juegos de rol y los dioramas, uno de mis hobbys que más echo de menos. Nunca me sirvió para nada. De hecho, cuando estudiaba la carrera, intenté ganar algo de dinero dedicándome al modelismo y envié mi CV y fotos de mis creaciones a fábricas de miniaturas, pero me respondieron que no estaba a la altura (y no lo estaba). Otra pérdida de tiempo.

El F1 de Ayrton Senna escala 1/12 en la vitrina de mi madre. Precioso, ¿verdad?
Pero todas esas tardes y noches mezclando pinturas en un cristal, y la forma de dar luces y sombras a las figuras, me ha servido para entender mucho mejor el texturizado de personajes y objetos, y los efectos de iluminación que se pueden aplicar. Si no hubiera dedicado gran parte de mi tiempo a esto, no valoraría de la misma forma el arte, la luz y el color. El modelismo me ha ayudado a descubrir cómo pieza a pieza se puede construir algo, cómo capa a capa puedes pasar del gris a una figura de colores espectaculares, y a entender mejor el espacio y las proporciones.

Marines espaciales de 35 mm. No he sido el mejor pintor del mundo, pero tampoco he sido el peor.

Escribir este blog

Sin duda, una de las grandes pérdidas de tiempo de mi vida es escribir este blog. Casi nadie lo lee, a pesar de que le dedico gran parte de mi escaso tiempo libre. Sin ir más lejos, llevo casi una semana escribiendo esta entrada.

Uno de los aspectos importantes de un diseñador es la comunicación. Escribir, aunque lo que escriba no tenga nada que ver con juegos, me ayuda a aprender a comunicar adecuadamente una idea. Me obliga a pensar sobre ella, a desmenuzarla en partes pequeñas y a colocarlo todo de nuevo para que alguien pueda seguirla. No sólo eso, escribir también me entrena para buscar referencias rápidas, encontrar ejemplos y confrontar o ampliar mis conocimientos sobre cualquier tema.

Conclusión

Hay muchos más casos, y todos se pueden aprovechar en el diseño. Desde de las pérdidas de tiempo más obvias como los propios videojuegos, hasta las cosas más absurdas como ver cientos de vídeos de gente dándose golpes en Internet, pueden servir como referencia, por ejemplo, si se trata de un juego en el que un paracaidista se estrella contra el suelo.

Incluso hay quien pensará que esto de hacer videojuegos es una pérdida de tiempo. Sólo puedo decir que ¡por supuesto! y no me arrepiento ni un segundo de ello. 

Perder el tiempo no es perder el tiempo. Perder el tiempo es precisamente aprovecharlo. Ni tu trabajo, ni tu ropa, ni tus posesiones materiales te hacen ser quien eres. Lo que de verdad te define es todo el tiempo que has perdido en tu vida: Las películas que ha visto, los juguetes con los que has jugado, todos los proyectos que empezaste y no acabaste, los que sí acabaste pero no sirvieron para nada, los partidos de fútbol, las clases de guitarra o ballet, los vídeos de chimpancés en youtube... Todo eso es una parte importante de ti, y puede echarte una mano en el momento mas insospechado.

Aprovéchate de esta reflexión y pierde todo el tiempo que puedas. Te enriquecerá como persona y como diseñador.

2 comentarios:

  1. +100!

    El que te dijo lo de acabar la carrera gestiona una peluquería ahora?

    Es curioso que todo lo enfoques hacia la creación de videojuegos.

    ¿Tanto te enseñaron haciendo artes marciales? Yo soy azul-marrón en judo, creo. Y ni pizca de eso que comentas, pero claro la filosofía es la de la rama fina que se dobla para dejar pasar la nieve, mientras que la gruesa se acaba rompiendo. Y nada de dar ostias como panes.

    +1 Simpsons.

    El blog está genial, y aunque sea para deleite mío, cada día miro a ver si hay novedades (no tengo lector de RSS)

    Ahora mismo estoy perdiendo tiempo del curro.

    Un saludo.

    PD: me ofrezco como betatester!

    ResponderEliminar
  2. Jejeje, no es ese, no.

    Hombre, precisamente este era un post sobre diseño de videojuegos, era de obligación enfocarlo hacia ello, aunque puede enfocarse hacia cualquier cosa.

    En judo fijo que al menos aprendiste a repetir, porque es lo que se hace en el 90% de las clases.

    Si tienes gmail usa el google reader, me he acabado viciando y sigo varios blogs. Al final voy a acabar siendo otro enganchado del twitter sin vida propia aunque todavía me resisto.

    Curioso, yo también estoy en el curro perdiendo el tiempo.

    ResponderEliminar