miércoles, 4 de mayo de 2011

Solución de problemas

Estoy leyendo un gran libro sobre diseño de juegos: "The Art of Game Design" de un tal Jesse Schell, CEO de Schell Games. La verdad es que estoy aprendiendo mucho, y descubriendo cosas que ya sabía, pero que no sabía que sabía.

Según este libro, una de las cosas importantes de los juegos es la solución de problemas. Traduzco (lo estoy leyendo en inglés) una parte que habla sobre esto:

<<[...] ¿Qué es lo que le gusta tanto a la gente de los juegos? [...]hay una respuesta que la gente da, a menudo, cuando habla sobre jugar a juegos, y que parece aplicarse a todos los juegos: "Me gusta resolver problemas". 
Es un poco absurdo, ¿no? Normalmente, pensamos en los problemas como algo negativo. Pero realmente obtenemos placer al resolverlos. 
[...]
Cualquier juego con un objetivo, efectivamente, te presenta un problema que resolver. Algunos ejemplos pueden ser:
- Encontrar una forma de obtener más puntos que el otro equipo.
- Encontrar una forma de llegar a la meta antes que otros jugadores.
- Encontrar una forma de completar el nivel.
- Encontrar una forma de destruir al otro jugador antes de que te destruya él a ti.
[...]
Otro ejemplo interesante, es un juego donde el resultado es completamente aleatorio, como el juego de cartas infantil de la Guerra. En la Guerra, los dos jugadores tienen un mazo de cartas. Al unísono, cada uno levanta la carta superior de su mazo para ver quién tiene la más alta. El jugador con la carta más alta gana la ronda quedándose con las dos cartas. En caso de empate, se sacan más cartas y el ganador se lleva un botín mayor. El juego continua hasta que un jugador tiene todas las cartas.
¿Cómo un juego como este puede involucrar algún tipo de solución de problemas? El resultado está predeterminado - los jugadores no toman ninguna decisión, simplemente revelan gradualmente quién será el ganador. Sin embargo, los niños juegan a este juego tan felizmente como a cualquier otro [...]. Jugué al juego con algunos niños e intenté con todas mis fuerzas recordar qué sentía un niño jugando a la Guerra. Y la respuesta rápidamente se volvió obvia. Para los niños es un juego de solución de problemas. El problema que intentan resolver es "¿Puedo controlar el destino y ganar este juego?", y prueban cualquier forma de hacerlo. Rezan, se encomiendan al destino, levantan las cartas en todo tipo de formas absurdas - todos los comportamientos supersticiosos posibles, en un intento de ganar el juego. A la larga, aprenden la lección de la Guerra: No puedes controlar el destino. Se dan cuenta de que el problema no tiene solución, y llegados a ese punto, ya no es un juego, sólo una actividad, y se trasladan a juegos con otros nuevos problemas que resolver. >>

Lo que me resulta interesante es que esto tiene mucho que ver con cómo me comporto ante el trabajo, y en general con cualquier cosa que hago. Me doy cuenta que para mí es muy importante resolver problemas. Por ejemplo, cuando tengo que resolver un problema en el trabajo, me resulta bastante entretenido buscar la solución: formarme mis teorías, probar distintas cosas, podría decirse que me gusta, según este libro es un juego para mí. Pero una vez ya he hallado la solución y tengo que ponerme a desarrollarla, pierdo completamente el interés. Ya no hay solución de problemas, sólo hay un entorno de desarrollo y líneas de código por escribir. Al igual que House cuando ya ha diagnosticado un paciente, o los niños cuando descubren que no pueden cambiar el destino, ya no es un juego y me aburre.

Por eso creo que me gusta diseñar y desarrollar videojuegos. El desarrollo de videojuegos trata de resolver un problema jodidamente grande que implica cientos de cosas distintas. Y, desde el principio de un juego, la idea, hasta el final del desarrollo y su publicación, aparece un problema tras otro, completamente distinto del anterior, fácil, difícil, nuevo, o una variante de un problema conocido con su punto diferente. Incluso cuando hay algo mecánico que no implica resolver ningún problema, hay un problema que resolver: cómo aliviar la tarea al máximo.

1 comentario:

  1. A mí me gusta resolver problemas tb. Pero una vez que sé hacerlos, mre resultan MUY aburridos.
    En general los trabajos que he tenido, me parecen una puta mierda con un aprendizaje mínimo y una pérdida total de tiempo y capacidades.
    O me tengo en muy alta estima, o en la España cañi NO se hace ingeniería, sólo servicios.

    ResponderEliminar