viernes, 18 de marzo de 2011

3D Hasta en la sopa II - ¡3D, pero sin gafas!

En el capítulo anterior hicimos un repaso de las tecnologías más primitivas del 3D como la estereoscopía, los autoestereogramas o los anaglifos. Ahora veremos las más modernas técnicas, que se aplican tanto en el cine más actual como en los videojuegos de última generación, y porqué no son tan modernas.

Cine 3D - Los sistemas de polarización

En pleno auge de los anaglifos, volviendo a principios de los 50, la gente acudía en masas a los cines a ver grandes películas como "Bwana Devil" o "House of Wax". Pero poco después, en 1955 el mundo había comprendido que aquello era una chorrada que no servía para nada, relegando el 3D a un tercer o cuarto plano en lo que al cine se refiere.

vlcsnap-2066829
Bwana Devil en 3D. Décadas después Disney hizo un remake de esta película llamado "El rey León".

Si no me equivoco, esto es House of Wax con Vincent Price como protagonista.  Dan ganas de verla.
Durante las décadas siguientes hubo algunos intentos fallidos de volver al cine en 3D seguidos de frases célebres como "El 3D es el futuro" o "Dentro de unos años todo será en 3D". Pero, como oí una vez en una película, es la industria del porno la que dirige los formatos cinematográficos, y ¿habéis visto alguna vez pornografía en 3D? yo no (no sé si desgraciadamente).

Total que llegamos al Siglo XXI y el 3D está de nuevo olvidado. A nadie le importa, y los libros de "El ojo mágico" están cogiendo polvo al lado de la colección de "¿Dónde Está Wally?". Pero entonces llega James Cameron y se le ocurre rescatar de la papelera lo del 3D, para parir ¿Avatar?, pues no, "Ghosts of the Abyss", que aquí se tituló "Titanic 2: Buscando el cadaver de Jack".

Un intento más de acercar el 3D a nuestras vidas, solo que esta vez, funcionó.
Al año siguiente, copiando por copiar, y por añadirle lacasitos a una mierda, los creadores de "Polar Express" sacaron una versión en 3D de su película y, sin comerlo ni beberlo, recaudó un cojón y medio más que la versión en 2D. Sentado el precedente, las babas de los productores de Hollywood empezaron a caer como agua de lluvia. Y, mientras, James Cameron, después de pasar un par de horas (como mucho) escribiendo un nuevo guión, comenzó a fabricar la película que 6 años después terminaría confirmando que lo del 3D había vuelto para quedarse y tocarnos las bolas a todos.

Pero antes de seguir con la historia, ¿en qué difiere esta novedosa tecnología de lo visto en el capítulo anterior?. Los anaglifos molan, pero se cargan el color. Así que hay que montarse un sistema para que cada ojo reciba lo suyo, sin estropear la imagen. Así surgió el filtro polarizado, que también tiene mucho tiempo (años 40), por cierto. La idea es que se usan dos proyectores, cada uno con un filtro que polariza los rayos emitidos de forma diferente. En las lentes de las gafas, se colocan filtros que sólo permiten que pasen los rayos polarizados de uno de los modos. De esta forma se consigue transmitir una imagen distinta a cada ojo.

Esta imagen ilustra como funcionan las gafas 3D polarizadas. Si las robáis del kinépolis descubriréis que no sirven para nada si no tienes la sala de cine adecuada.
¿Y si esto se inventó en los 40 porqué no se ha usado hasta ahora? Pues, en realidad sí se usó, pero era muy complicado tener a dos enanitos compenetrados que cambiaran la bobina del proyector exactamente al mismo tiempo, y cuando lo hacian mal, la gente se mareaba y vomitaba. Así que no triunfó.

Actualmente, la tecnología digital permite que la sincronización se haga sin la ayuda de esclavos, y con una resolución HD, maaaaazo de guapa. "Beowulf", "Up", "Avatar" y "Torrente 4" se benefician de esta corriente para hacernos parecer idiotas durante un par de horas cada vez que vamos al cine.

3D En casa - Lujo para unos pocos

Pero la cosa no había acabado, no les bastaba con ridiculizarnos en el cine, también querían hacerlo ante nuestras familias y amigos. Como una mala plaga, el 3D comienza a entrar en nuestras casas, y no me refiero al enorme torrente de anuncios que hay allá donde un humano o animal monesco pueda pisar. Me refiero a complejos aparatos televisivos que permiten hacer algo parecido a lo del cine.

Como he mostrado antes, en el cine se utilizan 2 proyectores para poder dar el efecto 3D. En casa bastaría con 2 teles. Y se podría hacer, pero no seria tan caro. Así que unas cuantas mutinacionales dieron con una idea a medida: lo que se denomina "Gafas activas".

Partiendo de que el cine proyecta 24 imágenes por segundo, la tele PAL, 50, y los videojuegos más punteros (dícen) llegan a las 60; como necesitamos una imagen para cada ojo... pues nada, televisores de 120 o 130 imágenes por segundo, de sobra. Ahora fabricamos un cacharro que le dice a las gafas qué ojo tienen que tapar en cada instante, y listo. Sólo se necesitan unas gafas muy complejas, muy caras, y que además necesitan pilas, ¡perfecto! Y no olvidemos que sin ellas se ve borroso, va a ser la hostia obligar a cada hogar a comprarse 4 o 5 pares de gafas de 200€. Y esta es la razón de porqué las gafas que mangamos en el cine (normalmente hay que devolverlas, no os hagáis los tontos), no sirven para ver una tele Sony Bravia 3D Full HD 500 Hz. 

Esto ilustra más o menos el proceso de creación de una película 3D para uso doméstico. Las lentes de las gafas son de un tipo de cristal líquido que se pone opaco a voluntad de las señales eléctricas. La tele se sincroniza con las gafas para indicar mediante una señal infrarroja qué lente ha de ponerse opaca.

También se ha hablado de otras utilidades posibles de estas gafas, como por ejemplo, poner distintas imágenes a distintos usuarios, lo que es interesante, por ejemplo, para jugar a un videojuego a dobles, o que mi madre vea "Embrujadas" mientras mi padre ve el partido del Atleti. Se acabaron las discusiones, aunque habría que ponerle cascos a las gafas para el sonido (¿alguien más ve un nuevo negocio?). Sin embargo, lo que de verdad me extraña es que nadie haya hablado de la utilidad estética, ya que cumplen todos los requisitos para, en un par de meses, ser la nueva moda en la moraleja: No te protegen del sol, te hacen parecer idiota, y la gente pobre no puede comprarlas.

Antes de llegar a la moraleja, llegaron a Beverly Hills. Esta moda deja a los gafapastas lamiendo botas, y además las lleva Punset, a la izquierda en la imagen.

3D Sin gafas - La salvación a medias

El problema de toda esta tecnología, es que te hace llevar unas gafas incómodas y ridículas, y los que ya tienen que llevar gafas de por sí, se ven obligados a elegir entre ver la imagen borrosa poniéndose solo un par (da igual cual escojan), o ponerse unas encima de otras. El siguiente paso, podriamos pensar, son las gafas 3D graduadas. Pero no, a algún ingeniero muy competente y simpático al que le llamaban cuatro-ojos de pequeño (como a un 93% de los ingenieros), decidió que él no quería gafas. Y así fue como nació el "3D pero sin gafas".

De hecho, actualmente hay dos tecnologías para hacer esto, y una de ellas ya la conocemos desde hace mucho tiempo. Lo que se denomina "Lentes multivista", sigue el mismo principio, más o menos, que aquellos cromos de Bola de Dragón en 3D que te venían en el Bollycao cuando éramos peques. Unas tiras de lentes cilíndricas minúsculas, dispuestas a lo largo de todo el televisor, hacen que dos imágenes distintas vayan a parar a dos sitios distintos, concentrando los rayos.


En esta imagen parece doloroso, pero, en principio, no tiene porqué ser así.

La otra tecnología, se denomina "Parallax barrier", o como he visto por ahí traducido (en latino, seguramente), "Barrera de Paralaje". En este caso se superpone una especie de persiana, a lo vertical, que impide desde un ojo ver unas cosas, y desde el otro ver otras.

El sistema, y sobretodo el resultado, es muy parecido al de las lentes.
¿Cuál es la pega? Pues que sólo funcionan si estás en el sitio adecuado. La zona en la que los rayos se concentran adecuadamente suele ser un sitio muy pequeño. Sólo una persona (o dos siameses) podrían verlo.

Estas tecnologías se están desarrollando actualmente para poderlas hacer funcionar en un rango más amplio pudiendo permitir a varias personas ver la imagen simultáneamente. Además, se usan ya en varios dispositivos, como la Nintendo 3DS, que incorpora un botón para poder controlar la "Parallax barrier", influyendo en la profundidad que el cerebro percibe, y nuevos smartphones 3D, como el LG Optimus 3D.

Justo lo que nos faltaba: 3D en el móvil. Como se puede deducir, la cámara con 2 objetivos permite hacer fotos en 3D, me pregunto si en vez de tanta chorrada se han planteado alguna vez inventar una cámara para móvil que no haga fotos borrosas.  La Nintendo 3DS lleva una de esas también, por cierto.


El futuro del 3D

La pregunta que todos nos hacemos (o al menos yo me hago) es la siguiente, ¿es necesario? ¿qué aporta? Pues lo único que aporta es que por fín parece que nos estamos librando del fastidioso, tosco y absurdo euroconector a favor del HDMI (y no es poca cosa). El 3D, realmente, puede molar en una película de James Cameron, pero no me imagino que aporte tiene en el típico dramón con prostitutas y travestis español, no quisiera verlo ni en pintura, y menos en 3D... Además, no deja de ser una imagen fija que, sí, da una sensación de profundidad más o menos maja, pero no influye tu posición con respecto a ella, siempre es la misma. Aún puede mejorar.

Hay otras tecnologías como el "Head-Tracking" o "Eye-Tracking" (Seguimiento de ojos) que permiten dar una sensación de 3D diferente, en la que sí influye desde dónde estemos mirando y hacia dónde. El siguiente video (de hace un par de años) muestra como Hiro Nakamura, monta un sistema de Head-tracking con la Wii:


En este caso, la televisión da la sensación de ser una especie de ventana, a través de la cual podemos mirar en todas las direcciones (más o menos). La pega, de nuevo, es que sólo vale para un usuario, aunque se podría juntar con las tecnologías anteriores para hacer un mega sistema "Eyetracking Parallax Shutter Home 3D Lenses", que sólo por el nombre se vendería. También valdría para un móvil o consola que tuviera una cámara delante que siguiera la posición de nuestros ojos (teniendo en cuenta que estos dispositivos sólo son para una persona).

Aunque todo se quedará desfasado cuando llegue la holografía.

El futuro del 3D: La holografía. Según previsiones, hacia 2015, los coches volarán, las zapatillas se abrocharán solas, y el 3D será mucho mas feo y cutre, pero será en tres dimensiones de verdad.

En conclusión: no compréis una tele 3D, corre el riesgo de ser el trasto más caro e inútil que jamás hayáis comprado.

3 comentarios:

  1. Una de las cosas que me gustan de ser ingeniero es poder comprender toda la mierda que nos imponen desde el mercado capitalista. Eso y meterme con la electrónica de consumo (móviles sobre todo) dado que te venden cosas para hacer lo mismo, pero de forma más bonita.
    Pasó con los móviles gprs, los mp4, los táctiles, y el 3D es una mierda aún más grande, por ser más cara y obedecer sólo a cuestión de recaudar.

    Se pueden hacer cosas en 3D muy chulas pero parece que "esto" las va a retrasar. Habrá que esperar a videojuegos en los que te puedas ver inmerso de verdad sin marearte.
    Con los malos clones del wiiremote (giñect y el move) se ha perdido otra oportunidad, pq lo que propone el asiático, está bastante bien.
    El analisis de vídeo es bastante complicado hoy en día, así que de momento habrá que hacerlo llevando algo encima.

    ResponderEliminar
  2. "Giñect" jajaja nunca lo había oído...

    Pues a mi este viernes me dan un move de esos. Lo malo de toda esta mierda es que me tendré que comprar otro move para jugar a dobles y otro mando de la Wii. Por no hablar de un par de mandos de PS3 y de XBOX. Menos mal que no me he gastado un céntimo en las consolas, y que mi tele no es 3D.

    ¿Y todo para qué?, casi nunca juego en mi casa con mis amigos, y apenas tengo tiempo para jugar solo...

    Si es que nos hacen gastar por gastar...

    En cualquier caso, hasta que no fabriquen reproductores divx 3D (con su consecuente contenido en la mula), no creo que el 3D triunfe demasiado. Es un lujo innecesario.

    ResponderEliminar