jueves, 7 de octubre de 2010

Instalando Windows 7

Pues ayer me instalé el famoso Windows 7 (pirata por supuesto), después de limpiar mi ordenador durante dos días. El programa de instalación tiene una pinta así (precioso, si lo comparamos con el instalador de Windows 95 (jode hace 15 años de esto ya)):

Windows 7 en plena instalación. Evidentemente, esta captura no está hecha por mi (gracias Google), porque el programa, como bien pone, se reinicia varias veces y el imprimir pantalla no funciona...

El caso es el siguiente, no sé si os habéis percatado del botón rojo con un aspa tan característico, os lo señalo en amarillo:

Un misterioso botón de" cerrar, ¿qué pasará al pulsarlo?

Ahora seguro que estaréis pensando "Mierda, voy a tener que instalarme el Windows 7 sólo para ver que coño pasa al darle al botón". 

Bien, pues no preocuparse amigos, ya lo hice yo por vosotros. Como sabía que no iba a tener otra oportunidad, me armé de valor, y, decidido a descubrir los peligros que entrañaba, pulsé el botón rojo con un rápido movimiento de mi ratón. Pero la curiosidad no mató al gato, sólo le avisó. Apareció un mensaje informándome amablemente de que no se podía cerrar la instalación porque eso podía escacharrar mi ordenador, cosa que ya imaginaba, pero entonces, ¿para qué coño  lo ponen si no se le puede dar? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario