jueves, 9 de septiembre de 2010

La solución definitiva a la telebasura

Pensando en los juegos esos que se hacen para emborracharte, como el de las cartas esas que se colocan en una pirámide y acabas bebiendote 10 copas del tirón, se me ocurrió la solución definitiva a la telebasura (lo sé, es lo que tiene la serendipia).

Se trata de un concurso televisivo titulado "Yo nunca". Consistiría en 3 electrizantes rondas en las que 4 concursantes se enfrentarían entre sí, adivinando las respuestas que darían 4 "famosos" del mundo rosa.

En la primera ronda, cada concursante, por turnos, lanzaría una pregunta tipo "yo nunca" a los "famosos", y antes de que  contestaran, todos los concursantes apostarían por si es verdadera o falsa. Cada respuesta acertada daría 25 puntos y cada respuesta fallida restaría 10. Al final de la primera ronda, uno de los concursantes sería eliminado, y uno de los "famosos" también por votación de los jugadores.

Yo nunca le he pegado una tollina en la oreja a mi hija, ¿me entiendes?
En la segunda ronda (la llamada ronda relámpago), cada concursante elegiría un tema y un "famoso", y sería el presentador el que lanza las preguntas "yo nunca", una tras otra durante un minuto, cada respuesta acertada daría 10 puntos. Nuevamente, el peor concursante sería eliminado junto con dos "famosos" escogidos por democrática votación.
Yo nunca me he ido a hacer la cirujía estética y me han dicho que no me arreglaban ni con un cuchillo de carnicero
La última ronda (el cara a cara), habría un "yo nunca central" sobre el "famoso" que los concursantes tendrían que adivinar. Cada uno de ellos propondría los "yo nunca", que debería adivinar el otro concursante, y en caso de acierto, obtendría una pista y tendría una oportunidad para adivinar el "yo nunca central" del "famoso".

Yo nunca le he mirado los melones a Carmen Alcayde, ni siquiera de reojo y con cara de picaruelo como en esta foto
Y pensaréis: "¿En qué soluciona esto la telebasura? Más bien la fomenta...", y sí, pero al menos habría una razón decente para verla, además este concurso lo reuniría todo, los "famosos" serían ridiculizados y los concursantes se harían millonarios, la perfección hecha concurso.

Y pensaréis también que por qué publico esto en vez de ir corriendo a Telecinco, corro el riesgo de que me lo copien. Pero no hay ningún problema teniendo en cuenta que no lo va a leer nadie.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Bienestar y meditación

Tras ver uno de esos episodios de Redes en los que se debate sobre la meditación, la inteligencia emocional y sus beneficios sobre la salud y el bienestar, me intrigó todo lo que rodea a los estados contemplativos, la meditación y cómo se relaciona con la felicidad que se supone que tienen los monjes budistas que no fuman marihuana.

¿Qué es la meditación?

Según Wikipedia: "La meditación describe la práctica de un estado de atención concentrada, sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia, o el propio estado de concentración."

Básicamente, según he podido entender en lo poco que he leído, hay muchas formas de meditar y cada cultura lo hace de una forma, pero lo mas común es tratar de eliminar cualquier pensamiento y observar las cosas, los sentimientos y a uno mismo, "desde fuera".

Para lograr esto hay muchas formas, pero me quedo con lo que saqué de aquí y aquí. En resumen, se debe ir poco a poco, comenzando por observar las cosas sin pensar en ellas, hasta llegar a observarse a uno mismo. En varios sitios he leído la misma metáfora, imaginando que estamos mirando al cielo y que un pájaro lo cruza. Se deben observar los pensamientos al igual que se observa pasar el pájaro, sin seguirlo con la mirada, hasta que desaparece.

No tengo muy claro si es buena idea o no meditar en el baño

¿Para qué sirve la meditación?

Pues parece que para muchas cosas. Lo más común es utilizar la meditación como método para eliminar el estress o la ansiedad. Si consigues dejar de pensar en las cosas que te agobian y todo eso, pues eres más feliz (parece bastante lógico).

Pero lo más interesante me ha llegado de una conferencia del tal Matthieu Ricard, que ha salido varias veces Redes. El tío era un biólogo de prestigio que se hizo monje budista (por resumir). La conferencia, que se puede ver aquí (dura unos 20 minutos), habla sobre la felicidad y el bienestar.

Según comenta, la meditación se puede utilizar para entrenar nuestra mente y acercarnos a la felicidad. Partiendo de la base de que, realmente, lo único que podemos controlar por completo es nuestra mente (los factores externos a menudo escapan a nuestro control), y que el cerebro es adaptable y modificable, nos podemos entrenar para actuar de determinada forma ante ciertas emociones. Todas las emociones negativas tienen una emoción positiva opuesta que la anula, por lo que si podemos lograr la emoción positiva adecuada eliminaremos la negativa.
Al Dalai Lama se le ve feliz porque medita

Meditación y ciencia

En el Mind and Life Institute se estudian distintos aspectos de la plasticidad cerebral y de la neurociencia. Se han realizado ciertos estudios científicos con monjes budistas en estados de meditación, en los que se demuestra que son capaces de controlar casi por completo su respuesta emocional, y de activar a placer las partes del cerebro relacionadas con la alegría, compasión etc.

Según parece, uno de los experimentos realizados consistía en poner a una persona a meditar y "asustarle" con un ruido muy fuerte (hay que ser cabronías). Algunos monjes conseguían no reaccionar ante el impacto, demostrando su calma absoluta.

Conclusión

La meditación permite abstraernos de lo externo para concentrarnos en nuestro interior. Esto nos permite aprender a controlar nuestras respuestas emocionales. Este control sobre las respuestas emocionales, nos lleva a un estado en el que los males externos no nos afectan, ya que tenemos control completo sobre cómo se comporta nuestra mente, lo que se asemeja bastante al concepto de bienestar o felicidad.

Meditación -> Control Emocional -> Bienestar o felicidad

Después de todo esto, intento meditar cada día al acostarme y a la siesta, y no sé si controlo mejor mis emociones, pero, desde luego, me duermo sin problemas.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

El ingeniero de fuego - Nº 0 - Orígenes

Al igual que en el cine, en la música, y en los videojuegos, toda la creatividad de nuestra cultura actual se basa en repetir lo que otros ya hicieron en el pasado. Esto significa que hemos llegado al apogeo de nuestra civilización occidental y que sólo queda caer, pero ya hablaré de ello otro día. A lo que iba es que a los cómics también les está pasando lo mismo, y prueba de ello es esta remasterización que traigo del primer número del Ingeniero de Fuego (con alguna nueva viñeta y los bocadillos reescritos):


Página 1 - Clic para agrandar
Página 2 - Clic para agrandar

No es muy largo, pero me costó rato en su día y me ha llevado una tarde volver a recolocar las viñetas.

PD: Pronto Tal vez algún día subiré el inédito número 7.2, que nadie ha podido ver nunca, y en el que se revela un inquetante secreto sobre el ingeniero de fuego...